arbol natuSi estamos pegados nunca nos encontraremos. Ni con el otro ni con nosotros mismos. Dejemos espacios abiertos para el reencuentro.

Miro los árboles…

Suscriben el poder y la necesidad natural de la individualidad. Sin espacio no pueden crecer ni elevarse. La frondosidad de sus copas se alimenta de la profunda individual de sus raíces.

Reivindicar la individualidad, el espacio personal, la habitación propia no es egoísmo, es amor a uno mismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*